Valentía: Enfrentando el Hostigamiento Sexual o Laboral

posted in: Uncategorized | 0

Parece que la valentía cobra mayor espacio en las mentes y corazones de quienes se sienten hostigados. Por lo menos, así luce desde afuera el cambio en el mundo del entretenimiento y político en EU.

Sin embargo, es un proceso difícil llegar a ese estado de valentía. Pero ¿por qué? En la práctica ocurren situaciones que impiden ese estado aflore con fuerza y prontitud.

Algunas situaciones que he vivido:
1. Las conductas del hostigador “causan” risas a los testigos de la situación. El hostigado se siente miserable, por sentir lo opuesto a los que el resto expresan o dejan inferir con su risa. Entonces, el hostigado se cohibe de expresar su incomodidad.

2. La gente se da media vuelta e ignoran lo sucedido. El hostigado no percibe la situación favorable para solicitar apoyo. Por ende, se inhibe de verbalizar su estado negativo.

3. El hostigado percibe al hostigador como “intocable”, por ser “el jefe” o “la jefa”. El puesto recibe un mayor valor que la conducta miserable del que ocupa el puesto. Una valorización errada en los factores que juegan un papel en la situación.

4. Profesionales de Recursos Humanos al igual que todo aquel que trabaja en un rol con autoridad en la empresa, no saben las conductas inadecuadas y el daño o impacto negativo al ambiente de trabajo. La dignidad de todos es amenazada cuando no se maneja adecuadamente.

5. Mucha gente, erróneamente, otorga mayor derecho al que “lleva muchos años aquí, jamás lo despedirán”. ¡Error! ni los años de servicio, son una excusa. ¡Nada lo es!

6. Tristemente, en otras ocasiones, las víctimas se expresan pero no quieren que digas o actúes por miedo a la exposición ante otros. Requiere de mucha capacidad para escuchar, preguntar lo correcto y motivar hasta desprender a la víctima de su estado paralizante.

En cada situación, tenemos que hacer algo. Somos responsables, los que tienen rol de autoridad, los que tenemos el rol de Recursos Humanos, y los compañeros de trabajo también.

¿Cómo podemos ayudar a que la valentía aflore?

1. Las empresas deben establecer Políticas claras y comunicadas repetidamente en todos los niveles. Acompañe la política con una descripción clara y sencilla de como se va a manejar una situación de esta índole.

2. Fomente un ambiente de respeto y de “speak up” sobre situaciones y sobre lo correcto e incorrecto. Hablar, fortalece a la empresa. Solo así, los que laboran en la compañía defenderán el ambiente de trabajo. Un ambiente positivo, es un ambiente productivo.

3. Cuando ocurren las conductas inadecuadas, aunque sean bromas, hay que detenerlas. Al momento, al instante, sin tregua. La broma que incomoda, no es broma. Es ofensa o falta de respeto, o inapropiada.

4. Cuando alguien hace el “speak-up”, reaccione de inmediato. Escuche, pregunte, escuche, y pregunte más. No se puede esperar. Tenga consideración sobre el momento estresante y el estado de incertidumbre del que trajo la situación, como del que es investigado.

5. Use un protocolo que ayude a entender a los involucrados, la seriedad del asunto y las consecuencias de no mantener la confidencialidad durante y después de una investigación.

6. Busque evidencia, y sea justo con el hostigado, y con el hostigador. Tenga mucho cuidado con empañar una investigación con sus propios prejuicios, estereotipos o llegar a conclusiones rápidamente.

El hostigamiento sexual y el hostigamiento laboral empaña la capacidad de la gente de potenciar su talento, y la buena experiencia laboral que debe crear una empresa, para todos.

#HRInFluence #RecursosHumanos #ComportamientoOrganizacional
#DesarrolloOrganizacional #HostigamientoSexual #HostigamientoLaboral