Organizaciones de Experiencias: 3 ingredientes

posted in: Uncategorized | 0

Podemos argumentar distintas estrategias para generar la experiencia ideal para los empleados. Todas con el fin de generar un gran compromiso hacia la organización. Sin embargo, dependiendo de las circumstancias de la compañía esta podrá invertir en unas más que en otras. Pienso que el verlo como un proceso evolutivo permite sostenibilidad a través del tiempo.  Es un proceso continuo mientras la organización va produciendo y generando complejidad. En cada etapa se puede disfrutar de alto nivel de compromiso.

El tema me cautiva pues vamos pasando de «engagement» a la «experiencia». En el 2017, mientras esperaba conexión en el aeropuerto de JFK compré un libro a cerca del tema. El autor Jacob Morgan expone 3 ambientes alrededor de la experiencia del empleado. Comenzando con la razón de ser como la base fundamental del trio, este expone que la experiencia del empleado tiene tres componentes: (1) ambiente tecnológico, (2) el ambiente físico y (3) la cultura.

Pero comencemos con la Razón de Ser. No es la misión típica.  Es sobre conectar lo que el empleado hace con lo que la organización aspira en impactar el mundo o la comunidad.  Desde aquí, el autor expone 17 variables que se agrupan en los tres ambientes anteriormente expuestos.  Del grupo de 252 organizaciones que Morgan estudió, considera 15 que cumplen con las variables refieriéndose a estas como “Organizaciones de Experiencias”.   Es decir, las mejores en proveer experiencias a los empleados.

Exploremos brevemente cada ambiente. El físico, el cual hoy dia se moderniza.  Dejando los colores sobrios y visuales aburridos, ahora la tendencia de aplicar colores vibrantes o que reflejen los colores de la marca de la compañía. Espacios totalmente abiertos y sin reserva para empleados mientras se combina con espacios que permiten la concentración o conversaciones de alta sensibilidad.  Espacios más propensos a los visitantes, y la flexibilidad de trabajar en variados settings.  Incluye, espacios que se usan para expresar y describir con palabras e imágenes sobre lo importante en la empresa (valores, cultura, relación con clientes, o entre los empleados, entre otros temas).

El ambiente tecnológico, refiriéndose a la disponibilidad para su uso, como la capacidad de recibir y usar la información para la toma de decisiones. Incluye, el uso para proveer la experiencia de que el empleado se comunique con variadas herramientas y pueda escoger donde trabajar.

La cultura. El tercer ambiente el cual el empleado ve y siente cuando los compañeros intereactúan y la conducta que ven en los líderes.  Es, el “cómo son las cosas aquí.”   Tiene que ver con la inclusión, celebración de logros, y también en métricas donde identifica que su mayor suplidor de talento son los referidos que surgen de su fuerza laboral actual.  La lista sigue con los aspectos de aprendizaje y desarrollo, énfasis en el bienestar de los empleados, y formación de un sentido de propósito legítimo.

El autor describe también 9 tipos de organizaciones el cual identificó en su estudio. Sin extender más el contenido de esta lectura, pasemos a los resultados concretos que éste encuentra. Al final, el autor extiende su perspectiva a como el factor de la experiencia organizacional impacta las métricas del negocio y aquellas que medimos en Recursos Humanos.  En resumen, expresa que las compañías que cumplieron con los estándares tenían 40% menos rotación, 20% menos empleados, mayor ingreso por empleado, mayor rentabilidad por empleado y mayor crecimiento económico en su fuerza laboral cuando las compara con aquellas que no cumplieron con sus criterios.

El libro en referencia* trae otros aspectos a considerar al pensar en las experiencias de los empleados. Se lo recomiendo.  Creo en la misión de crear experiencias de valor para los empleados. En particular,  que acomoden la diversidad de estilos de trabajo, que brinde la oportunidad de encontrar un propósito y un norte por el cual contribuir para si mismo y los otros, que facilite la comunicación a través de todos los niveles, provoque el bienestar integral de cada empleado, la innovación empresarial y la productividad.  Sobre todo, el progreso individual y colectivo para el éxito.

*2017, Jacob Morgan. The Employee Experience Advantage: How to win the war for talent by giving employees the workspaces they want, the tools they need, and a culture they can celebrate.